Comentario adicional al paso 5. La confesión

Uno de los pasajes que estudiamos en la lección fue 1 Juan. 1:9, leámoslo nuevamente para captar su mensaje: " Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad". Confesar viene de "homologe" "decir la misma cosa", de ahí "reconocer", "confesar".


Para Juan los cristianos sinceros a veces caen en el pecado. Es claro que está hablando de actos específicos de pecado, y no de pecado como un principio maligno presente en la vida. Por lo tanto, la confesión debe ser más específica que simple admisión de que se ha pecado. El reconocimiento de la naturaleza precisa de un pecado y la comprensión de los factores que han llevado a cometerlo, son esenciales para la confesión y para adquirir la fuerza necesaria a fin de resistir una tentación similar cuando reaparezca. No estar dispuesto a ser especifico podría revelar la ausencia del verdadero arrepentimiento y la falta de un deseo real de todo lo que implica el perdón.

El arrepentimiento es un paso vital ( como vimos en la lección pasada) para el proceso de eliminar el pecado de la vida. Una vez que la persona se ha arrepentido de su pecado, puede confesarlo y le será perdonado.  Pero el arrepentimientos sin confesión no tiene sentido.  Dios

Última modificación: viernes, 15 de diciembre de 2017, 22:53